Los Notarios de la Gente

Haciendo gala de una mezcla de cinismo y torpeza -actitudes habituales en él, que sin embargo no dejan de sorprendernos-, el gobernador Roberto Sandoval Castañeda nos regaló una declaración al ser cuestionado por distintos reporteros sobre las 3 notarías públicas recientemente asignadas a igual número de funcionarios de su gobierno, quizá los más cercanos. A saber, el secretario general de gobierno, Pepe Espinoza; el ex secretario técnico del gabinete, Raymundo García Chávez y el fiscal general del estado, Edgar Veytia, a quien la periodista Patricia Dávila, de proceso, deberá cambiar el sobre nombre del “Fiscal sicario” con el que tituló su valiente artículo en diciembre de 2013 por el de “El fiscal notario”, más acorde a las funciones del discutido personaje.

Y es que como siempre, el gobernador jamás admite errores ni pifias, por ello su supuesta “sorpresa” al ver la reacción de la gente acerca de las notarías que, a modo de concesión amistosa y pago por su lealtad, les otorgó a los funcionarios en mención. El tema vio la luz hace días gracias a una investigación impecable de Oscar Verdín Camacho, publicada en Relatos Nayarit y a modo de entrevista con Arturo Luna, presidente del colegio de notarios del estado. Solo el hecho de la incuestionable credibilidad de Verdín y de que no se trataba de un 28 de diciembre – día de los santos inocentes– hizo creíble una noticia que más bien parecía broma de mal gusto. En la entrevista que dio Sandoval al salir de un evento público, justifica el hecho de que las notarías recayeran en personas de su equipo diciendo que él, como gobernador, no había otorgado tantas licencias notariales en comparación de sus antecesores inmediatos que, aún sin mencionar su nombre, nos quedó claro que la alusión era para Ney González y Antonio Echevarría Domínguez.

Sandoval no entiende que no es un tema de números, es decir, no importa si dio una, tres o diez licencias notariales, el problema de fondo es la corrupción que la acción refleja. Repito lo que antes dije, no es un tema de legalidad sino de moral política. Ni Pepe Espinoza, ni Raymundo García y mucho menos Edgar Veytia tienen los merecimientos para ser notarios públicos, su único atributo par serlo es su cercanía con Roberto Sandoval. Carecen de cualquier otro mérito. Su nombramiento fue mañosamente preparado desde hace tiempo para asegurar -aún más- su futuro económico.

En algo tiene razón el gobernador, y es en el hecho de que sus antecesores han otorgado notarías a personajes cercanos a ellos, familiares incluso. Así llegaron a ser notarios por ejemplo Sigfrido de la Torre Miramontes, “El piro”, la eminencia gris del gobierno de Rigoberto Ochoa Zaragoza; Jorge Armando Bañuelos Ahumada, procurador y compadre de Antonio Echevarría Domínguez -dicho sea de paso, el mejor procurador de los últimos tiempos- y Guillermo Loza Ramírez, impuesto por González Sánchez pesar de ser originario del estado de Jalisco y sin arraigo en Nayarit y que incluso, su nombramiento fue objeto de una disputa en el tribunal administrativo – ya extinto-. Ahora bien, con el nombramiento de estos tres nuevos notarios, Sandoval escupe al cielo y le cae en la cara, no tiene autoridad moral para señalar, en analogía a lo que esta mal.

Igual que las magistraturas del poder judicial, las notarías públicas han sido un premio a la lealtad que el gobernador otorga a sus más allegados. Perfiles tan mediocres para ocupar el cargo de magistrados como José Alfredo Becerra Anzaldo -cercano al fiscal Veytia-, Zaira Rivera -quien llegó al cargo gracias a la señora Ana Lilia López de Sandoval– y Francisco Javier Rivera Casillas, -operador en el congreso desde la secretaría general que se encargó de sacar las reformas más importantes para el gobernador Sandoval-, llegaron gracias sólo a su cercanía con el gobernador. ¿Perfiles así, suman algo positivo a las instituciones a que se incorporan o sólo calientan una silla que incluye un jugoso salario?

Roberto Sandoval advierte difícil el futuro y sabe que muy difícilmente tendrá poder después del 19 de septiembre del 2017, por ello ha comenzado a operar la premiación de sus allegados. Lo que se conoció como el “sandovalismo”, tiene fecha de caducidad y ya les queda poco tiempo, sin embargo nos deja a los nayaritas un grupo de nuevos ricos, de esos que abundan cada sexenio, siendo éstos quizá, los más voraces.

Al finalizar la entrevista, Sandoval afirmó que las tres notarías otorgadas serán las únicas que habrá durante su gobierno, sin embargo, es difícil creerle al gobernador toda vez que aún le quedan poco más de 19 meses en el ejercicio del poder. A decir de los perfiles seleccionados para altos cargos durante la presente administración, no me queda sino lamentar el fallecimiento del hermoso caballo “Dandy”, propiedad de Sandoval y equino en el que se inspiró el escultor que realizó la estatua del general Francisco Villa que se encuentra en la Loma, y es lamentable su fallecimiento porque a juzgar por los recientes nombramientos, seguramente estaría por rendir protesta como notario púbico¡se nos fue antes de tiempo!

ivedeliza

Print Friendly, PDF & Email
Ulises Rodríguez

Ulises Rodríguez

Mi nombre es Ulises Alan Rodríguez López, nacido en junio de hace 26 años en esta ciudad de Tepic, Nayarit. Tuve la fortuna de crecer siendo hijo de una mujer trabajadora que me sacó adelante sin la ayuda paterna y de contar siempre con las enseñanzas de mi abuelita, a ellas dos les debo mi formación ideológica y mi anhelo de justicia, gracias a ellas aprendí a amar a nuestro estado. Soy estudiante de la carrera de derecho en la Universidad del Valle de Matatipac, aunque mis actividades de los últimos 11 años han ido más encaminadas hacía la política y el periodismo de opinión. Escribo como instrumento para expresar mis ideas y al mismo tiempo para generar en quienes me hacen el favor de leerme, la posibilidad de reflexionar sobre lo que ocurre en Nayarit y a partir de ello, quizá, cambiar nuestro futuro.

Web Design BangladeshBangladesh Online Market